Alianza que siembra vida

Alianza que siembra vida

Los sistemas agroforestales con cacao, plátano y especies forestales nativas de alto valor ecológico han sido la respuesta para la recuperación ambiental de 130 hectáreas en los municipios Aguazul, Tauramena y Maní, en el marco del programa “Sembrando Vida” de la alianza entre Corporinoquia, Ecopetrol y Fedecacao.

Con asistencia técnica, el Programa ha acompañado a 70 familias, 22 de ellas lideradas por madres cabeza de familia. En Aguazul, 34 familias han restaurado 61 hectáreas; en Tauramena, 20 familias, 38 hectáreas; y en Maní, 16 familias, 31 hectáreas.

El modelo agroforestal no solo permite la recuperación del área, también contribuye al desarrollo social, laboral y económico de los núcleos familiares, cuya vinculación es estrecha y fundamental para la ejecución de los procesos.

Las familias participantes se registraron ante la Federación Nacional de Cacaoteros y recibieron cédula cacaotera, que les permite participar con voz y voto en la Organización. Tuvieron la oportunidad de asistir al evento nacional “Chocoshow”, y capacitarse en diversos talleres y jornadas formativas.

“Decidí participar en esta actividad porque lo plantearon empresas serias, con credibilidad y con un programa realizable. También, porque tenía la tierra sin producir. Como todo, al principio hay que invertir pero se sabe que a futuro tendrá su recompensa; hay que cuidarlo y estar muy pendiente.

Créame que sin dar aún cosecha de cacao, ya veo la transformación y con las matas de plátano ya hemos tenido los primeros frutos”, sostuvo.

Andrea Paola Ibáñez, de la misma vereda dijo que esta iniciativa no solo cobija a los beneficiarios sino a sus familias y vecinos, quienes han convertido los predios en sitios de encuentro para trabajar en el cuidado y desarrollo de los cultivos.

“Hemos retornado a la finca a trabajar unidos, es gratificante verlos felices recogiendo plátano o ejecutando alguna actividad. Otro aspecto a destacar es que hemos tenido acompañamiento permanente con insumos, asistencia técnica y asesoría”, manifestó.

“Otros de los ingredientes valiosos fue la selección de los beneficiarios y los terrenos, sumado al suelo, clima, agua, temperatura y humedad. La lluvia es preponderante para el mantenimiento y sostenimiento de las apuestas productivas que deben conducir a la comercialización del cien por ciento a cargo de la Federación Nacional de Cacaoteros”, explicó Jaime Gutiérrez, representante de la organización en Casanare.

Beyer Fernández Palacios, profesional ambiental para la Vicepresidencia Piedemonte de Ecopetrol en Casanare, afirmó que “Sembrando Vida” es una iniciativa que va más allá del cumplimiento de la compensación ambiental por el desarrollo de operaciones en la zona, este programa asume un compromiso para buscar la preservación del ecosistema, el bienestar común, la sostenibilidad y la productividad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *