Mujeres superpoderosas en la operación

Mujeres superpoderosas en la operación

Mayo es gratamente recordado por la celebración del Día de las Madres, el ser que da vida y orienta para formar personas de bien. Muchas cumplen varios roles y se someten a importantes sacrificios para asegurar un mejor bienestar a su familia.

No quisimos dejar pasar la oportunidad de hacerles un homenaje y hablamos con tres mujeres que trabajan en la operación de Ecopetrol en Casanare.

Gloria Pérez Hernández es una mujer luchadora y amorosa. Es presidenta de la vereda La Cabaña, del corregimiento de El Morro. Ella dice que “no ha sido fácil porque le ha tocado actuar como madre y padre con su hijo Juan David”, pero que “el secreto está en tener tiempo para todo”.

“Estoy trabajando en servicios generales con la empresa Durangar, además soy mamá y líder comunitaria; combinar todo es difícil, pero el diálogo es importante para sacar adelante cada una de las responsabilidades”, agregó.

Tiene tiempo para trabajar, compartir con su familia y para las reuniones de la Junta de Acción Comunal. “Lo mejor es que cada experiencia adquirida en mi trabajo contribuye a fortalecer mi hogar, mi entorno y las relaciones con mis compañeros comunales”, señaló al sonreír con orgullo por lo logrado gracias a su esfuerzo, pasión y sensibilidad.

Por su parte, Luz Marina Mendoza, quien tiene tres hijas (de 24, 22 y 19 años, dos de ellas casadas y la otra en la universidad) y tres nietos, trabaja en campo Cusiana (Tauramena) y dice con satisfacción que su trabajo durante 19 años con diferentes compañías le ha permitido respaldar su rol de madre y mejorar las condiciones de su familia. Tampoco le ha sido fácil por los turnos, pero ve la recompensa en su casa propia y en sus hijas con un presente sólido.

“Ser mamá es un gran don, es un honor y tiene más mérito porque he sido madre y padre. Mis hijas son mi motor para salir adelante”, añadió Luz.

Y Lucelly Rojas, otra mujer guerrera y trabajadora, cuya evolución laboral le ha permitido dar estabilidad económica a su familia. Ella es habitante de la vereda La Vegana de Aguazul y trabaja en una empresa contratista de Ecopetrol, también es madre cabeza de hogar y gracias a su esfuerzo y dedicación ha podido consolidar su presente y proyectar un futuro promisorio para sus hijos, hecho que la tranquiliza.

“Asumir la educación y manutención no es fácil en las actuales condiciones que afronta el país”, expresó.

Gloria, Luz Marina y Lucelly tienen algo en común, no solo son madres y trabajan en la operación de Ecopetrol, sino que son mujeres que se han levantado con tesón, dedicación y amor por sus hijos, así han logrado conformar un hogar digno pese a las vicisitudes que la vida les ha presentado.

No quisimos dejar pasar la oportunidad de hacerles un homenaje y hablamos con tres mujeres que trabajan en la operación de Ecopetrol en Casanare